08/06/2017 - Pedro Traba de la Gándara

LA IMPORTANCIA DE APRENDER A PROGRAMAR EN EDADES TEMPRANAS.

Pensamiento Computacional Diagrama

Desde que los primeros ordenadores personales empezaron a comercializarse, la tecnología ha avanzado a un ritmo alarmante. Hoy en día llevamos en nuestros bolsillos aparatos cien mil veces más rápidos que aquellos ordenadores. Internet nos permite conectar con personas de todo el mundo e intercambiar información en unos instantes. La influencia que tienen los ordenadores en nuestras vidas aumenta día a día. No obstante, la educación que se imparte en los colegios no ha crecido a la misma velocidad.

En lugar de enseñar a los niños a programar, a entender toda esta tecnología que les rodea y poder crear y mejorar, participando en la primera línea del desarrollo tecnológico, aún es común que tan solo se enseñe a utilizar unos pocos programas como Word o Excel.

Programar es decirle a un ordenador que lleve a cabo una tarea. Según se va aprendiendo, se pueden hacer cosas más complejas como aplicaciones, programas de todo tipo o videojuegos. Un buen programador tiene ante sí un mundo de posibilidades.

Los ordenadores funcionan de una manera determinada, siguiendo unos procesos. Aprender a programar ayuda a entender cómo funcionan los dispositivos y los programas que usamos en el día a día. Además, para programar hace falta desarrollar el pensamiento computacional, una especie de pensamiento lógico que consiste, a grandes rasgos, en formular problemas y soluciones. Este pensamiento computacional es una habilidad que cada vez se aplica a más ámbitos profesionales, incluso fuera de las ingenierías, y es algo que se aprende de forma natural cuando se aprende a programar. Se trata de una forma de pensar y de afrontar los problemas que pocas personas aprenden sin aprender a programar.

Iniciar a los niños en la programación no es solo enseñarles a hacer que un muñequito se mueva por una pantalla. Es dotarles de unos conocimientos de vital importancia en la actualidad y de mayor importancia aún en el futuro. Es sembrar la semilla de una forma de pensar que les permitirá resolver todo tipo de problemas en casi cualquier disciplina.

Algunas personas odian la programación o, al menos, aprender a programar. A menudo, esto guarda relación con la dificultad de cambiar la manera de pensar. Todos conocemos esa sensación de bloqueo mental cuando intentamos esforzarnos mentalmente en algo a lo que no estamos acostumbrados, ya sea memorizar, hacer cálculos complejos o traducir una frase complicada de un idioma que dominamos a medias.

A medida que crecemos, desarrollamos una manera de pensar y nos acostumbramos a llevar a cabo unas tareas determinadas, mientras que dejamos otras de lado. Por eso, cuando algunas personas que no han desarrollado el pensamiento lógico necesario para programar se enfrentan a un problema de programación, se bloquean y se frustran. Esta es una de las razones por las que aprender a programar en edades tempranas es tan importante: se trata de una edad de aprendizaje en la que los niños se enfrentan a esos bloqueos y frustraciones diariamente y se sobreponen a ellos con un esfuerzo menor.

Programas como Scratch permiten a los niños introducirse en el mundo de la programación de una forma atractiva y divertida y les ofrecen la oportunidad de obtener unos conocimientos que podrían abrirles muchas puertas en el futuro.

PARTICIPANTES
Patrocinador Iberdrola Patrocinador Enagas